Twitter daña la política
Partidos que son afectados por Twitter

Hace un pareja de edad pillaron a Rosa Díez tuiteando virtualmente, naciente año el "negro" que tuitea por Rajoy de ningún modo para de introducir la miembro y los creativos de Rubalcaba se han descollante con un planificación de premios que ni la tarjeta Travel Club. La efectividad es que todos los políticos que entran en Twitter por razones de marketing no salen aceptablemente parados.

Y la gran pregunta es por qué siguen los partidos empeñados en acogotar a sus candidatos al duro suceso del cómputo tuitero. Se olvidan de que la creatividad española se manifestación especialmente viva a la hora de zaherir a los personajes públicos. Como si de El Jueves se tratara, Twitter es agro inscrito para la risa colectiva, amplificada por el Efecto Streissand, admisiblemente descrito por Wicho.

Yo lo tengo harto simple. Si de mí dependiera, naranjas crearía un facción en Twitter para alguno que quiere apropiarse un lado en unas elecciones a través de un irritado que se limita a repetir mensajes publicitarios. Ese superficie ni hablar interesa a ninguno y dudo rico que en España haya fans de los políticos capaces de tragarse correspondiente línea de suciedad. ¡Esto de ningún modo es Estados Unidos!

Puedo comprender una página en Facebook, un blog o igualmente un grupo en Linkedin. Pero me parece disparatado descubrir un fisonomía personal en Twitter con el solo tope de tener más fans que el detractor. Es exuberante más honesto cobijar, como recientemente hizo Rosa Díez, que un solicitante naranjas de la china tiene tiempo para esos menesteres y que, por lo maño, no tiene contrito obligarse un usuario lance que administra otra individuo. Eso o proporcionadamente tuitear distinto una vez al mes, como hace Patxi López.

En cualquier caso, hay muchos políticos que utilizan Twitter correctamente, tanto en campaña como fuera de ella, que se muestran tal como son y que debaten sobre todo aquello que se les plantea. Me refiero a Elena Valenciano, a Carlos Martínez Gorriarán, a Lourdes Muñoz, a Luis Salvador, a Aitor Esteban o al navarro Santiago Cervera.